Reciclaje del Aluminio – Definición, Explicación y Caracteristicas

El aluminio es uno de los materiales que más se ha reciclado, lleva ya en el proceso unos 100 años, por lo que, el 75% del aluminio que se ha reciclado hasta ahora sigue aún reutilizandose. Esto es debido a que sus propiedades no cambian en el tiempo, teniendo un muy alto valor en el mercado secundario, lo que incentiva la recolección para el reciclaje. 

Visualiza aquí la información completa del reciclaje

¿Cómo se recicla con Aluminio?

El aluminio acepta el reprocesado y reformado por infinidad de veces,  y el metal mantiene íntegras todas sus propiedades, y su calidad durante el proceso de reciclaje.

Este es un metal de muy alta versatilidad y se utiliza en una amplia diversidad de productos, que van desde automóviles, marcos de ventanas, desde aviones hasta envases de alimentos. Por ello, el ciclo de reutilización que ocurre todo el tiempo,  también se denomina reciclaje de ‘circuito cerrado’. Debido a que, las latas de bebidas usadas son recolectadas y se vuelven a procesar convirtiendose en más latas de bebidas.

Reciclaje de aluminio

El proceso de reciclaje del aluminio tiene cinco etapas que se las detallamos a continuación:

Recolección

Todos los envases, latas de bebidas, bandejas de aluminio y aerosoles  se recolectan y recogen de los hogares, de los centros de acopio y bancos de latas mezclados con otros alimentos, envases de bebidas, incluidas las latas de acero para alimentos. Otros tipos de reciclaje recolectan el papel de aluminio por separado, es preferible separar los tipos y llevarlo a los centros de recolección de esta forma para obtener más valor por el material.  

Clasificado

El material de aluminio reciclable se lleva a la estación local de transferencia de los desechos, también a la estación de recuperación de materiales (MRF) donde se separa y clasifica. Los metales se separan mediante imanes, y los elementos de aluminio y acero se comprimen en empacados compactos.

Reprocesado

Los atados, pacas o bultos de latas de aluminio se llevan a la planta de reprocesamiento, pasando por el proceso de trituración, decoración, fusión y fundición. En la etapa final, el metal fundido se moldea en lingotes grandes.

Transporte de los Lingotes

Los lingotes son llevados  a un laminador y se extienden para fabricar láminas de aluminio, y es a partir de ellas que  se pueden hacer nuevos envases.

Transformación

La lámina de aluminio es transformada en una amplia variedad  de artículos de embalaje.

Reciclaje de aluminio importancia

Tipos de aluminio que se pueden reciclar

Todos los tipos de aluminio son reciclables, no obstante se deben clasificar. Seguidamente se le presentan los diversos tipos: 

Las latas de bebidas de aluminio 

Este tipo de aluminio es el que más se recicla, en un porcentaje del 60 por ciento del reciclaje de chatarra de aluminio. En casi todos los paises las recolectan y llevan a los centros de acopio, y pagan un precio por el material de aluminio reciclable  al por mayor o por unidad. 

Para comprobar que la lata sea toda de aluminio, se puede usar un imán, en la parte superior o lateral de la lata, si este se pega, no es de aluminio, si no se pega, entonces es de aluminio. Por ello, en el  reciclaje de las latas, el volumen es lo más importante, porque alrededor de 25 latas se igualan a 500 g de aluminio.

Morralla o Sueltos

Proviene de los artículos más grandes del hogar y el lugar de trabajo. Es aluminio desechado apto para el reciclaje, tales como sillas de aluminio, papel de aluminio, latas, elementos decorativos de aluminio, entre otros. El metal de coches viejos y  cables también se incluye como chatarra disponible para el reciclado. Por ello, las instalaciones de reciclaje lo colocan en otra categoría diferente al reciclado de las latas. 

Recortes, Perforaciones y Esqueletos

Estos pueden fundirse y ser convertidos en otros productos de aluminio, los sobrantes son una parte que no se puede evitar en el  proceso de fabricación. Al juntarse todos los sobrantes, pueden ser fundido y reutilizados en otros productos de fabricación. Así, el lingote de secundaria es un tipo de aluminio que los fabricantes pueden seleccionar para el reciclaje.

Productos combinados

Son artículos que tienen partes de aluminio y son aceptados por muchas instalaciones de reciclaje para ser transformados. Por ejemplo, placas circulares de aluminio, láminas para hornear y los muebles de jardín de metal, como también algunas puertas y ventanas enmarcadas con aluminio. Al llegar a tener este tipo de materiales y quererlos reciclar se tienen que separar el metal del plástico y otros componentes que no sean de aluminio.

Recomendaciones y ejemplos de reciclaje

El aluminio es uno de los metales que más se recicla, puede acopiarse y llevarse a los centros de reciclado, recibiendo alguna compensación monetaria por cada volumen. 

Aunque en muchos paises la gente no consume bebidas de lata por las cantidades de azúcar y químicos que contiene en otros paises, se consumen en grandes cantidades por lo que se generan importantes volúmenes de material de desecho de latas de aluminio. 

Se pueden ir acopiando y luego llevarlas  a los centros de reciclaje. Igualmente, la producción de aluminio a partir del reciclado de la chatarra representa un ahorro considerable, ya que se consigue realizar el reciclaje con solo un 5% de la energía que se necesita cuando se separa de la bauxita.

De igual manera, este considerable ahorro del 95% de energía, en el proceso de reciclado presenta más beneficios, tanto medioambientales como económicos y sociales.

El reciclado del aluminio en la Escuela

La Escuela puede enmarcar el reciclado dentro de sus objetivos del programa de Ciencias Ambientales y Ecología, promoviendo y practicando el reciclado de envases de aluminio y realizando numerosas iniciativas para que los educadores y estudiantes tomen conciencia de las ventajas del reciclado. Existen en la actualidad numerosos recursos educativos y videos que ilustran de una manera visual y didáctica todo lo relacionado con el reciclado de aluminio.

El reciclado del aluminio

Tratar la importancia de las tres R con los alumnos

Se puede incluir en el programa de enseñanza de Ecología o materias afines, el contenido de la regla de las tres R (Reducir, Reutilizar y Reciclar), a fin de que los niños comprendan la importancia del reciclaje en la conservación del medioambiente,  ayudándoles a desarrollar hábitos de consumo responsable y a concienciar sobre un mejor aprovechamiento de los residuos, beneficiando al ambiente y también a la humanidad. 

Sistema de reciclaje en el aula

Los niños pueden llevar a cabo distintas actividades de reciclado para que puedan comprender la importancia y utilidad del material de desecho aprendiendo a diferenciar el material reciclable, distinguiéndolo de la basura.  

Se le puede proponer un proyecto de contenedores de reciclaje. Identificando cada caja correctamente y los materiales de reciclado que van en cada una de ellas, para hacer un uso correcto y adecuado de estos materiales. Aprendiendo de manera  fácil y amena el código de colores habituales que identifican la recolección de cada material: 

Amarillo, para envases de plástico, latas y briks. Azul para envases de cartón y papel. Verde, para envases de vidrio. Ya que, con esta medida, aprenderán cómo pueden reciclar ellos mismos los residuos que generan tanto dentro como fuera del aula.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *