Consecuencias de la Contaminación – Principales efectos y amenazas

¿Qué consecuencias trae la contaminación?

La Contaminación Ambiental tiene serias consecuencias para el planeta tierra, tanto en el suelo, como en el agua y el aire. En cada ambiente se están produciendo estragos y catastrofes, sin que hasta el momento se hayan planteado acciones reales, contundentes para contrarrestar y mejorar el problema. Las acciones hasta ahora han sido puntuales y desde algunos de los paises más desarrollados tratando de proteger sus espacios. No obstante a nivel mundial el problema de la contaminación ambiental sigue su curso.

Conoce la información más detallada sobre contaminación ambiental

¿Cuales son las principales consecuencias de la Contaminación?

La contaminación del aire causa numerosas muertes de personas en el mundo en la actualidad. Por su efecto proinflamatorio en el cuerpo, la contaminación del aire aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer o trastornos respiratorios. Si el aire exterior está altamente contaminado, no se está necesariamente a salvo de la contaminación interior.

El formaldehído, presente en los muebles, el benceno, emitido por el tráfico o las partículas finas suspendidas en el aire provenientes de diferentes fuentes de combustión se acumulan en el aire tanto interior como exterior. Siendo que, muchos de estos contaminantes exacerban los síntomas respiratorios y cutáneos de las personas ya alérgicas.

El Ozono, partículas finas, de dióxido de nitrógeno, entre otros contaminantes del aire, hacen que el aire que respiramos no sea de buena calidad, casi en ninguna parte del planeta. A pesar de la conciencia real, todavía hay mucho progreso por hacer y se requiere comenzar con urgencia medidas para contrarrestar la contaminación del aire, ya que sus efectos sobre la salud son reales.

Las emanaciones industriales y viales continúan contaminando la atmósfera y en los últimos años, los indicadores para las tres toxinas más monitoreadas no son satisfactorios. Las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2), son dañinas para el tracto respiratorio, aunque han disminuido en algunos paises en otros se siguen produciendo. Las concentraciones promedio de ozono, otro gas irritante que se desarrolla bajo el efecto de la radiación solar, aumentan significativamente. Igualmente, los niveles de partículas finas permanecen en niveles significativos en el aire.
Los residuos de pesticidas (lindano, atrazina, endosulfán) están presentes en el aire, más en verano que en invierno. Su número y concentración aumentan después de los períodos de propagación. Igualmente, la contaminación del aire por pesticidas es un nuevo componente de la contaminación del aire, y no hay áreas donde no se encuentre nada, casi todos los espacios están contaminados.
La contaminación del aire una amenaza para nuestra salud

Las partículas finas suspendidas en el aire son tan pequeñas que entran en las vías respiratorias y transportan todas las sustancias tóxicas de la atmósfera al torrente sanguíneo. Tienen un efecto a corto plazo sobre la mortalidad. Cada vez que la concentración de partículas finas en un día determinado aumenta en 10 microgramos por metro cúbico de aire, el número de muertes aumenta en promedio un 1%, dicho por los Institutos de Vigilancia de Salud Pública.

La exposición crónica a estas partículas también tiene un efecto a largo plazo sobre la mortalidad. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año en Europa se causen unas 350,000 muertes (principalmente por enfermedades cardiovasculares), debido a niveles demasiado altos de PM en 2.5 (partículas con un diámetro de menos de 2.5 micrones). Por ello, en total se pierden entre seis y nueve meses de esperanza de vida debido a estas partículas.

En lo que se refiere a las alergias, el número de asmáticos, aumenta cada día en parte debido a la contaminación externa y un terreno alérgico subyacente. Los síntomas de los pacientes empeoran debido a la mala calidad del aire y la contaminación amplifica la inflamación de las membranas mucosas, lo que reduce el umbral de tolerancia de las personas alérgicas que se vuelven aún más sensibles a los agentes alergénicos (ácaros, polen, pelo de animales y otros contaminantes).

La contaminación del aire no se detiene en las puertas de nuestros hogares. El aire que respiramos entre las cuatro paredes también está cargado de moléculas tóxicas, por lo que hay aproximadamente 5,000 contaminantes en interiores que se cree que causan asma, rinitis, alergias y, a largo plazo, cáncer.

De hecho, el aire interior se degrada por compuestos orgánicos volátiles (benceno, formaldehído, tolueno) emitidos, en particular, por productos de limpieza y bricolaje. A esto se suman los mohos que se forman en el aire húmedo y mal ventilado. Sin mencionar el monóxido de carbono, responsable de intoxicaciones graves.

Y eso no es todo. En el campo y en la ciudad, hay rastros de pesticidas en las viviendas, incluso el lindano, un insecticida utilizado en el tratamiento de paneles de madera, sospechoso de ser cancerígeno, y prohibido durante varios años.

La Contaminación del Agua consecuencias para la salud

Por otra parte, la contaminación del agua, se define como la degradación del medio ambiente debido al exceso de materiales nocivos en el agua, causado por los vertidos de productos químicos por las fábricas (por ejemplo, nitrógeno, fosfato), productos para el hogar (mantenimiento), fertilizantes, desechos (por ejemplo, botellas de plástico), derrames de petróleo, entre otros.

Una de las consecuencias de la contaminación del agua, son las enfermedades infecto contagiosas tales como el Cólera, cánceres, desaparición de las especies, entre otras consecuencias. Igualmente, la contaminación del agua está relacionada con los diferentes pilares del desarrollo sostenible, como son:

* Para lo social: significa que cuando las personas consumen agua contaminada, esto tiene consecuencias para su salud y en los países pobres, el acceso al agua de buena calidad es muy difícil porque las instalaciones de saneamiento de agua son muy costosas.
* Para el medio ambiente: la contaminación afecta la biodiversidad y hace que las especies desaparezcan.
* Para la economía: Debido a la contaminación, cada vez más agua potable desaparece por lo que, creará conflictos y el precio del agua aumentará.

Debido a las continuas acciones humanas, los ambientes acuáticos son modificados y con mayor frecuencia degradados. La alteración de los parámetros de ajuste del medio pueden causar una perturbación general de todo el equilibrio natural. Siendo la contaminación del agua, uno de los principales factores de degradación.

Cualesquiera que sean los rechazos, más que su naturaleza, es el estado del medio del momento que influirá en la calidad de agua (una descarga contaminante, incluso de pequeña cantidad en un río, puede tener más consecuencias que la misma descarga en el río durante el aumento del caudal). El grado de eutrofización de un río también aumenta la sensibilidad del mismo a la contaminación y degradación del agua.

Se dice que un ambiente acuático está contaminado cuando el balance ha sido modificado de manera sostenible por la contribución de cantidades demasiado grandes de cualquiera de las sustancias más o menos tóxicas de origen natural o de actividades humanas, es decir, aguas demasiado calientes por ejemplo. Cada contaminante es diferente y no representa los mismos riesgos para los ecosistemas acuáticos y la biodiversidad. De hecho algunos son biodegradables y otros no. La naturaleza biodegradable de una sustancia, depende de su estructura molecular.
Los metales (mercurio, plomo, entre otros) no son por ejemplo biodegradables y puede concentrarse en los organismos vivos a lo largo de la cadena alimentaria, alcanzando tasas de concentración muy altas. Los pesticidas eliminan la totalidad o parte de las especies animales o vegetales que se encuentran en los cuerpos de agua. Su toxicidad residual, a menudo es poco conocida lo que, contribuye a la destrucción de los ecosistemas, pérdida de la biodiversidad y contaminación de suelos y recursos hídricos.


La Contaminación del suelo y sus consecuencias

El suelo tiene muchas y esenciales funciones. Alimenta las plantas, apoya las actividades humanas, bloquea el camino hacia ciertos contaminantes. Mucho antes de que el hombre transformara su entorno, los suelos ya estaban contaminados por fenómenos naturales como el vulcanismo, la erosión, el fuego entre otros.

Esta contaminación siempre presente, es mínima en comparación con la resultante de las actividades agrícolas e industriales con un gran riesgo para la salud humana. Igualmente, el inventario de la contaminación del suelo sigue siendo fragmentario por ello, la continuación del trabajo realizado permitirá la comprensión y mejora del problema.

La actividad industrial trae como consecuencia la contaminación del suelo y las aguas subterráneas de las regiones, las cuales han sufrido numerosas contaminaciones a lo largo de los siglos. Estas contaminaciones tienen su origen en fugas y desbordamientos de depósitos de hidrocarburos, derrames de sustancias contaminantes, incidentes que ocurren durante la transferencia de materiales peligrosos, la caída de partículas contaminantes entre otros.

Sin embargo, las actividades industriales no son la única causa de la contaminación del suelo. Esto también puede ser el resultado de la eliminación de los residuos urbanos en los vertederos, el drenaje de alcantarillas, las actividades de las PYME (garajes, estaciones de servicio, impresión, limpieza en seco, y otros procesos) o incluso la vivienda (uso de pesticidas, tanques con fugas).

La contaminación del suelo a veces puede llevar décadas antes de que represente un grave riesgo para la salud humana y el medio ambiente. Además, el suelo está unido a otros medios (aire, y agua), lo que aumenta las posibilidades de exposición, ya sea por ingestión o por inhalación.

Las poblaciones más expuestas a los efectos de la contaminación del suelo son las que se encuentran en o cerca de un sitio contaminado. En la ciudad, las consecuencias de estar expuesto al suelo contaminado puede ser de diferentes maneras:

-Consumiendo vegetales que crecieron en el suelo contaminado.
-Respirando las emanaciones dañinas que se emiten del suelo.
-Beber del agua en la que se encuentre el suelo expuesto a contaminantes que lo atraviesa (infiltración de contaminantes a través de tuberías), tragar partículas de tierra (niños pequeños jugando con hierba y tierra). Incluso si el suelo no está contaminado en la superficie y no constituye un peligro inmediato para los seres vivos, puede ser profundo y aún constituir un riesgo para el medio ambiente, por la dispersión de la contaminación hacia el suelo.

-Vecindarios ubicados hacia las aguas superficiales. Además, es difícil estimar la exposición de las poblaciones a los contaminantes presentes en el suelo porque el paso de contaminantes del suelo en el cuerpo humano es muy poco conocido.

Es por eso que, en las últimas décadas, se están tomando medidas para proteger a las poblaciones, la fauna, la flora, las aguas superficiales y subterráneas de estos problemas de contaminación.

Consecuencias para el medio ambiente ¿Qué efectos tiene para los seres humanos, animales y el planeta? 

Los animales y la vida silvestre no son inmunes al efecto de la contaminación del aire. Los contaminantes preocupantes incluyen lluvia ácida, metales pesados, contaminantes orgánicos persistentes (COP) y otras sustancias tóxicas.

Para comprender mejor este efecto, es importante recordar que los animales incluyen una amplia variedad de especies, como insectos, gusanos, moluscos, peces, pájaros y mamíferos, cada uno de los cuales interactúa de manera diferente con su entorno. Por lo tanto, la exposición y vulnerabilidad de cada animal a los efectos de la contaminación del aire también puede ser diferente.

La contaminación del aire ha demostrado ser perjudicial para la vida silvestre de dos maneras principales:

-Daña la calidad del medio ambiente o hábitat donde viven los animales.
-Disminuye la disponibilidad y calidad del suministro de alimentos.

Efectos de la contaminación del aire sobre la calidad del hábitat.

Los animales viven tanto en el suelo como en el agua y también deben respirar aire usando los pulmones, branquias o alguna otra forma de intercambio de gases, como la difusión pasiva a través de la superficie de la piel. Todas estas condiciones afectan la vulnerabilidad de un animal a los efectos de la contaminación del aire.

La lluvia ácida puede alterar la composición química y la calidad del suelo y el agua. Por ejemplo, los cuerpos de agua pueden volverse demasiado ácidos para que algunos animales sobrevivan o tengan funciones fisiológicas normales. La lluvia ácida también puede aumentar la lixiviación de metales pesados ​​en el suelo, como el aluminio, en hábitats acuáticos, aumentando la disponibilidad de estos metales pesados ​​como el aluminio y el mercurio en la columna de agua, siendo muy tóxico para muchos animales, incluidos los peces, los cuales pasan a través del consumo del pescado al ser humano.

Algunos metales pesados, como el mercurio, pueden transportarse a la atmósfera lejos de sus fuentes de emisión, y aunque no es tan conocido, otras formas de contaminación del aire, como el smog, las partículas y el ozono a nivel del suelo, por nombrar solo algunas, degradan la salud de la vida silvestre de la misma manera que la salud humana, y producen efectos en los pulmones y el sistema cardiovascular, de las personas.

Los Efectos de la contaminación del aire en el Suministro y la Calidad de los Alimentos

Muchos metales pesados, sustancias tóxicas, contaminantes orgánicos persistentes (COP) y otros contaminantes del aire son perjudiciales para la vida silvestre al ingresar a la red alimentaria y afectar el suministro y la calidad de los alimentos.

Una vez consumidos, muchos de estos contaminantes se acumulan en los tejidos animales, que luego pasan al ser humano. Cuando los animales son comidos por otros animales en la cadena alimenticia, estos contaminantes continúan acumulándose y aumentando su concentración. Este proceso se llama bioacumulación. Los depredadores en la parte superior de la cadena, como los osos y las águilas, son particularmente vulnerables a la bioacumulación de este tipo de contaminantes del aire.

Por ejemplo, el mercurio es tan preocupante que es aconsejable reducir la frecuencia con la que comemos ciertos tipos de pescado debido a la cantidad de este metal pesado que se puede encontrar en su carne. Estos contaminantes del aire pueden ser tóxicos para los animales al interrumpir su función endocrina, dañar sus órganos, aumentar su vulnerabilidad al estrés y las enfermedades, disminuir su éxito reproductivo y posiblemente causar su muerte.

Los cambios en la abundancia de especies causados ​​por la contaminación del aire pueden afectar en gran medida la abundancia y la salud de las especies dependientes. Por ejemplo, la pérdida de algunas especies de peces debido al aumento de las concentraciones de aluminio puede permitir que aumenten las poblaciones de insectos, lo que puede ser beneficioso para algunos tipos de insectos que alimentan los patos pero esta pérdida puede ser perjudicial para las águilas pescadoras y muchos otros animales que dependen de los peces para alimentarse. Es muy difícil de entender y en qué medida y manera estos cambios afectarán a otras especies en el ecosistema, incluidos los humanos.