Legislación europea en relación con el aire

Anuncios publicitarios

Contaminación atmosférica y  legislación europea 

La contaminación ambiental no es la misma en todas partes, hay un sinfín de contaminantes liberados a la atmósfera, procedentes de fuentes muy diversas, dispersándose por todo el mundo.
Para poder controlar estas contaminaciones tan dañinas para nuestro planeta hay que diseñar y aplicar políticas que lo controlen, aunque no  es tarea fácil.
Os ofrecemos a continuación un resumen de la legislación de la Unión Europea en relación con el aire.
Desde que la UE introdujo políticas y medidas relacionadas con la calidad del aire en el año 1970 la cantidad de contaminantes que se emiten al aire que respiramos se ha reducido mucho, reduciendo así la contaminación ambiental, los contaminantes atmosféricos procedentes de muchas de las principales fuentes como  el transporte, la industria y la producción de electricidad, están descendiendo gracias a que están siendo reguladas  y revisadas, aunque no siempre todo lo que se debiese.

Limitar la emisión de contaminantes

La fijación de  límites legalmente vinculantes y no vinculantes en toda la Unión Europea para determinados contaminantes dispersados en la atmósfera han logrado una gran mejoría en el medio ambiente.  La UE ha conseguido esto por dos caminos:

Primero, establecido normas para las partículas en suspensión (PM) de determinados tamaños, como  el ozono, el dióxido de azufre, los óxidos de nitrógeno, el plomo y otros contaminantes que pueden tener un efecto perjudicial para la salud humana y los ecosistemas.

Otro camino, fijando  límites anuales de emisiones de determinados contaminantes, siendo  los países los responsables de introducir las medidas necesarias para garantizar que sus niveles de emisión estén por debajo del techo fijado para el contaminante en cuestión.

legislacionLimitar las emisiones por sectores

Para controlar las emisiones que contaminan el medio ambiente se han establecido normativas europeas relativas a aquellos sectores que constituyen fuentes de contaminación atmosférica.

Anuncios publicitarios

Sector industrial: están reguladas, entre otros, por la Directiva de 2010 sobre las emisiones industriales (2010/75/UE) y la Directiva de 2001 sobre limitación de emisiones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes procedentes de grandes instalaciones de combustión (2001/80/CE).

Sector vehículos: se han regulado a través de una serie de normas de rendimiento y carburantes, incluida la Directiva de 1998 relativa a la calidad de la gasolina y el gasóleo (98/70/CE) y las normas de emisiones de los vehículos, denominadas «normas Euro».

Sector transporte: regulado por  el Convenio Internacional de Prevención de la Contaminación Naval de 1973 (MARPOL) de la Organización Marítima Internacional con sus protocolos adicionales, que regula las emisiones de dióxido de azufre en el transporte marítimo.

Normalmente se necesita más de una ley para regular un contaminante. Por ejemplo, las partículas en suspensión se regulan directamente con tres instrumentos legales europeos (las directivas sobre la calidad del aire ambiente y sobre emisiones de contaminantes atmosféricos, y los límites Euro sobre las emisiones del transporte por carretera) y dos convenios internacionales (LRTAP y MARPOL). Algunos de los precursores de las PM se regulan con otras medidas legales.

Aplicación de la legislación 

La base de la legislación europea, para cuidar y mejorar la calidad del aire y así reducir la contaminación ambiental, es que los Estados miembros de la UE dividan sus territorios en diversas zonas de gestión en las que los países deben evaluar la calidad del aire utilizando sistemas de medición o de modelización.

¿Como se hace esto?

  • Si en una zona se superan las normas de calidad de aire, el Estado miembro debe informar al respecto y dar explicaciones a la Comisión Europea.
  • Los países desarrollan  planes locales o regionales en los que describen cómo piensan mejorar la calidad del aire.
  • Fomentar un cambio a favor de unas modalidades de transporte menos contaminantes, como desplazarse a pie, en bicicleta y en transporte público.
  • Velar por que las fuentes de combustión industriales y comerciales incorporen equipos de control de emisiones, según la última y mejor tecnología disponible.
  • Seguir investigando en nuevas tecnologías, ampliando  nuestros conocimientos sobre contaminantes atmosféricos y sobre sus efectos negativos en nuestra salud y los ecosistemas.
  • Integrar estos  últimos conocimientos en nuestras leyes y acciones, así reduciremos la contaminación ambiental.

 

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

*