Enfermedades por contaminación acústica

Anuncios publicitarios

Contaminación acústica, contaminación invisible

La contaminación acústica o también llamada contaminación invisible puede llegar a causar distintas enfermedades en personas que sean expuestas a altos grados de decibelios.

La contaminación acústica es un grave problema que tiene muchos efectos sobre la salud, que según su intensidad y exposición, pueden alcanzar gravedad. Los efectos sobre la salud de la contaminación acústica no se relacionan únicamente con daños auditivos sino que también provocan otros efectos sobre el cuerpo que no son fácilmente atribuibles al ruido. La gran mayoría de la población desconoce los efectos que puede tener el ruido sobre la salud y su grado de influencia en ciertas enfermedades, sobretodo las de tipo cardiovascular.

Desde el mal uso de la bocina hasta ruidos generados dentro y fuera del  hogar puede ocasionar diversos daños en el sistema cardiovascular , el aparato digestivo y salud mental.

Enfermedades por contaminación acústica

La intensidad de los sonidos o  ruidos contaminantes tienen mucho que ver con el tipo de enfermedades y la intensidad de estas.

La intensidad de un sonido se mide en decibeles. La escala corre entre el mínimo sonido que el oído humano pueda detectar, y el sonido más fuerte, que es de más de 180 dB, como es el ruido de un cohete durante el lanzamiento. La Organización Mundial de la Salud considera los 50 dB como el límite superior deseable.

Anuncios publicitarios
  • acustica contaminacionEnfermedades en Madres embarazadas: se ha estudiado  que las embarazadas que  han estado desde comienzos de su embarazo en zonas muy ruidosas, tienen niños que no sufren alteraciones, pero si la exposición ocurre después de los 5 meses de gestación, después del parto los niños no soportan el ruido, lloran cuando lo sienten y al nacer tienen un tamaño inferior al normal.
  • Un sonido a más de 60 dB: produce dilatación de las pupilas y parpadeo acelerado, agitación respiratoria, acelaración del pulso y taquicardias, aumento de la presión arterial, dolor de cabeza, menor irrigación sanguínea y mayor actividad muscular, los músculos se ponen tensos y dolorosos, sobre todo los del cuello y espalda.
  • Efectos psicológicos:  derivados de la exposición al ruido, el más común es el de molestia. Esta reacción psicológica tiene su origen, entre otras causas, en las múltiples interferencias que provoca el ruido en las diversas actividades del hombre, como la comunicación y el sueño, lo que a su vez puede provocar accidentes causados por la incapacidad de oír llamados de advertencia u otras indicaciones.
  • Impiden el descanso adecuado: el ruido puede afectar negativamente a la capacidad de atención y concentración, dificultando el aprendizaje y disminuyendo el rendimiento, produciendo alteraciones en la conducta que, momentáneamente, puede hacerse más irritable e incluso agresiva.
  • Elevación del umbral auditivo: implica que para escuchar los sonidos es necesario que sean más intensos que el promedio habitual, que puede deberse a la exposición prolongada a ruidos de intensidad moderada o alta, de más de 80 decibelios. Esto puede ser especialmente importante para trabajadores de discotecas o bares de copas o recintos industriales por ejemplo.
  • Otros efectos: fatiga, estrés, depresión, ansiedad, histeria y neurosis, aislamiento social.

Aquí Un vídeo animado para su explicación

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

*