Contaminación auditiva

Anuncios publicitarios

Clases de contaminación auditiva – Definición, consecuencias  y clases

Una de las contaminaciones más habituales en las grandes ciudades y en general en todo el mundo es la contaminación auditiva. Estas clases de contaminación auditiva perjudican y daña a todos los seres vivos aunque en especial a los seres humanos ya que son los humanos están en contacto constante con estas clases de contaminación auditiva. Además de encontrar este tipo de contaminación auditiva podemos diferenciar varias clases de contaminación auditiva, dicho de otra manera, podemos diferenciar diferentes formas de percibir.

¿La contaminación auditiva qué es?

La contaminación acústica o contaminación auditiva es la contaminación que se basa en un elevado exceso o abuso de sonidos o ruidos que hay en nuestro día a día. Estos sonidos pueden alterar y transformar negativamente las condiciones de todos los seres vivos, además estas clases de contaminación auditiva están en nuestro día a día y simplemente por eso no vemos realmente la importancia que tienen. Dicho de otra manera, podemos decir que una clase de contaminación auditiva podría ser los ruidos y sonidos que provocan los seres humanos en su rutina como por ejemplo  el ruido del tráfico, los sonidos de las industrias y fábricas, la música muy alta, entre otras clases de contaminación auditiva.

Te puede interesar:

¿Cuáles son las consecuencias de esta clase de contaminación?

Hay distintas y variadas consecuencias negativas que produce la contaminación acústica y que afectan sobre todo a los humanos. Una de los efectos más frecuentes y graves es la nombrada “socioacusia”, este tipo de efecto se basa en la pérdida  parcial de audición en los humano, aunque evidentemente si un ser humano se expone a unos niveles elevados de ruido podría llegar a tener problemas de tímpanos como puede ser su deterioro.

Sin embargo, esta clase de contaminación suele provocar síntomas muy agresivos y negativos en el bienestar de los humanos, además que las consecuencias suelen ser peligrosas. Este tipo de contaminación no solo afecta al oído sino que también puede afectar a problemas gástricos como por ejemplo gastritis o colitis. Además no solo eso sino que también puede aumentar el colesterol y los triglicéridos, entre otras cosas más.

Anuncios publicitarios

contaminacion auditiva¿Cómo saber que el oído ha sido alterado?

En la actualidad, no todas las personas conocen las formas de poder detectar si en su oído hay problemas auditivos causados por la contaminación acústica. Por ello, una de las maneras más eficaces de saber si el oído ha sido alterado a través de la contaminación es la audiometría. Para quien desconozca de esto, la audiometría simplemente son varias pruebas, realizadas por expertos, que revelan el nivel o grado de decibeles que posee nuestro oído y no solo eso sino que también calcula cuál sería la frecuencia de sonido que podría dañar el oído.

Formas de reducir la contaminación auditiva

Existen diversas formas de reducir esta clase de contaminación entre todas ellas hay una que destaca por ser la más eficaz y simple. La forma más rápida de hacerlo es intentar reducir los ruidos del tráfico, el sonido que emite el claxon de los coches, controlar los ruidos que crean las motocicletas y los coches, entre otros tipos de ruidos. Además también se podría optar por insonorizar todas las habitaciones de los hogares para que el sonido no saliera ni tampoco entrara.

Clases de contaminación auditiva

Hoy en día podemos diferenciar entre distintas clases de contaminación auditiva, es decir, la contaminación acústica se puede medir según el grado o nivel de ruido emitido. Por ello, podemos destacar de manera general:

  • Desde 50 a 90 decibeles.
  • Desde 90 a 130 decibeles.
  • Más de los 130 decibeles.

Por eso, de esta forma si el sonido que escuchamos está de 50 a 90 decibeles puede provocar una leve molestia, si ese ruido aumenta desde los 90 a los 130 decibeles la molestia podría convertirse en un daño duradero y más de los 130 decibeles provocaría una pérdida de audición instantánea.

 

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

*